Refugio en Barichara

4 Diseño, Entorno construido

La propuesta contesta al deseo de crear una casa de fin de semana a las afueras de Barichara, un pequeño pueblo del nororiente colombiano, considerado Monumento Nacional y Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad. El diseño propone, más que una casa, un refugio con una huella mínima; un espacio para desligarse del ajetreo de la ciudad, contemplar el medio que la rodea y disfrutar del paisaje y las interacciones sociales que el lugar permite.

El refugio se presenta en su fachada principal como un objeto monolítico que se mezcla y hace parte del paisaje, mostrando las bondades y textura de la piedra del lugar, mientras que su interior se abre por completo para aprovechar las vistas del pueblo y la montaña, manteniendo un diálogo constante con el exterior; uno no puede ser entendido sin el otro.

El programa es simple y se define como un espacio continuo y suficientemente flexible para poder actuar como un área social en su totalidad o, mediante el uso de mobiliario, permitir la vestibulación y un espacio más privado. La azotea sirve para recolectar agua durante las (pocas) temporadas de lluvia y alberga, a su vez, un pequeño cerramiento de madera que funciona como habitación alejada de la dinámica de la casa, que puede ser usada de múltiples maneras: un refugio dentro del refugio.

La materialidad de la casa se basa los recursos existentes del lugar: el trabajo en piedra, tierra y madera responden a las técnicas y oficios que hacen de Barichara un lugar especial en el corazón de Colombia.