Peñaflor

Derivar, Diseño, Entorno construido, Escala, Proceso

Los espacios educativos, entendidos como áreas de formación, se vuelven sumamente complejos a la hora de ser diseñados. El espacio condiciona y afecta la manera en la que se vive la experiencia de aprendizaje.

El proyecto contempla en su primera fase alojar un preescolar con capacidad para 160 niños de edades desde las 2 hasta los 5 años. Lo anterior exige diferentes espacios que puedan adaptarse y vayan acorde a la etapa de aprendizaje de cada uno de los infantes.

Buscando funcionalidad, adaptabilidad dentro del entorno construido, optimización de materiales y costos de construcción, la propuesta plantea un esquema modular en su estructura que mantiene un módulo constante de 7×7 metros en los salones. Estos salones se articulan por medio de un patio principal y 4 patios secundarios en las esquinas del edificio. Los patios secundarios se vuelven zonas compartidas entre salones y proveen de iluminación y ventilación adicional a los espacios, a la vez que propician relaciones espaciales entre interior y exterior. Gracias a la flexibilidad otorgada por la estructura principal, el edificio puede mutar con el tiempo dependiendo de las necesidades propias de la institución.

El programa se complementa con dos salones de uso general: salón de motricidad y salón de arte; sala de maestros, enfermería, baños y dirección general.

El predio se sitúa dentro de una zona de la ciudad con crecimiento y urbanización proyectada, sin embargo, actualmente se percibe un ambiente en donde el paisaje es mayoritariamente rural. En un intento por preservar esta condición hacia el futuro, el proyecto busca mantener este ambiente mediante sus materiales y a través de la preservación del paisaje original en las áreas destinadas a la segunda fase del proyecto, que alojará una primaria y otros edificios de uso común.

Se apuesta hacia un modelo de aprendizaje en donde los conocimientos se generen a través de la experiencia diaria, tanto dentro como fuera del salón de clases. Por ello, el complejo se puede entender como un gran espacio de aprendizaje que se articula mediante la unidad base (aula), los patios compartidos y la reserva vegetal en las áreas de crecimiento futuro.